Querido Verano

Desde que llegaste amé tus letras, tus palabras, tus paisajes, tu esencia… Cuando te fuiste odié hasta la letra V de tu nombre.
Me gusto la arena, las olas, las piedras a tu orilla, las cervezas, la comida, el aire con olor a hojas mojadas. Te extraño pero no tanto, el Invierno aquí en Venezuela no existe así que literalmente tu tampoco…Aquí sólo hay 2: Una temporada lluviosa, que es raro si sale el sol y si sale, sigue lloviendo, me gusta ésa época; Y la temporada seca…mucho sol, mucho sol, llueve sólo cuando estoy muy triste y Gaea me complace llorando conmigo. No sé si te extraño a ti o a lo que sentía mientras duraste. Me acariciaste hasta con el viento, gracias por eso. Sentí mucha paz, aún la siento. Es extraño, mientras duró fue bueno pero me pregunto hasta cuando duró, pienso en una fecha y no puedo contestarme a mi misma. Sólo sé que fueron sólo 2 semanas que te disfruté, las demás fuimos perfectos desconocidos, igual gracias por todo, nos vemos el próximo Verano.

Querido verano, sólo quiero que el próximo te repitas de igual manera, yo sabré que hacer pues sabré como manejarte, sólo te pido por favor: Sé menos mentiroso.

Te quiere, Franciel.

Paolo.

Nos conocimos prácticamente por Internet.

Durante meses nos escribimos, yo más a él digamos lo así.

Sólo después de medio año él cedió un poco y nos fuimos conociendo.

El primer viaje a conocerlo fué estupendo, me gustaba mucho.

Él también venía a verme, hasta hicimos horarios de viaje, si él no podía

¡Con gusto iba yo!

 Tan lento y rápido a la vez pasaron tres años, que maravillosos pero

como todos sabemos la distancia es fatal en algunos casos.

Ya cuando nos acostumbramos tanto a esa persona es difícil aceptar tenerla un tanto lejos.

Luego él quiso que me mudara a su ciudad

pero para mi en ese entonces estaba difícil.

Y le costo entender eso, supongo que de tanto amor no entendió y se desilusiono cada día mas.

Ya cuando nos veíamos de lo único que hablábamos era de eso.

 

Los problemas llegaron, todos los días más.

Tiempo después el empezó a salir con alguien más.

Ni me moleste, tampoco le acepte pero si le entendí.

Se necesita estar allí presente para construir una relación firme.

La ultima vez que nos vimos hablamos sin tapujo alguno.

La única regla de la conversación era que él me dijese todo lo que estaba pensando y sintiendo, al igual que yo.

Y decidimos terminar de una manera tranquila y comprendiendo lo uno del otro.

No fue fácil porque ella me gustaba mucho, pasábamos buen tiempo juntos.

Me gustaba verle reír.

Me enamoraba su voz.

Hoy en día somos buenos amigos, aún conversamos.

Él esta graduado y tiene pareja. Lo veo feliz casi como cuando estaba conmigo y éso es lo que importa.

Además ya no tengo amor para ella, sólo la quiero, un cariño especial para quién fue mi primer amor, alguien con quien compartí buenos momentos.

Hasta la fecha

Hoy es 15 de Octubre del 2013. Quizás esto no sea un diario, quizás puede funcionar como uno. Quizás esto es algo que ya viví y como no aprendo del error se sigue repitiendo en todas mis vidas. Te quiero…pero tengo mis maneras de querer y lo sabes. No sé porque cuando decidí acabar con ésto no sentí nada, ni un rasguño en ésta tela tan frágil que es el alma y sin embargo ahora siento que la agarraste y la cortaste con navaja en miles de pedazos, ¡Maldita sea! ¿Que demonios me pasa? Me siento igual que en aquella calle que dije que nunca volvería, recuerdos vienen y me destrozan de nuevo…algunos ya me parecen normales y dejo de pelear contra ellos. Quizás lo hice sin sentimientos y ni pensé en ti y por eso no lloré, porque sabía que igual ibas a estar ahí para mí y ahora que no estás, lloro.
Debo ponerme a pensar que ya no me amas, es la única razón para no morir en vida, porque muerto no es aquel que está bajo tierra sino aquel que dice estar vivo con el alma y la mente muerta, sin embargo me sale este texto, el último texto sobre ti, sobre todo, sobre nosotros. Siento que nunca te amé y que te amo aún, quizás sean cosas de adolescentes…debo pensar eso. Debo pensar que en este momento no debes estar llorando, me parto si no pienso eso. Debo pensar que tienes otra, así la que sufro soy yo.

Quiero que me odies, es fácil, sólo esta al otro lado del camino. Te convertí en el hombre que eres, una persona a la que ya no le importan los demás…eso no me agrada pero es la verdad y duele. Te recuerdo aún como antes, quiero volver a eso…pero tengo miedo de que no sea como antes, has cambiado y yo también, quizás si sea mejor dejarlo hasta aquí pero no quiero…no quiero…aún te amo. ¡Maldita sea! que karma tengo, que karma tuve o que karma tendré para estar así, tantas cosas que pasamos que sé que te recordaré siempre…pero no quiero que sea en pasado lo anterior. ¡Maldita sea! te necesito.

Lo que quiero es abrazarte, me hubiera gustado verte hoy y decirte adiós, siento que el que se va eres tú y no que me voy yo. No sabré que responderle a las personas cuando me pregunten por tí. ¿Será que ya cometí muchos errores? ¿Será en la próxima vida? No quiero que sea en la próxima, sé que si te vas y me voy no volveremos y tú también lo sabes. No…no sé, quiero ir a donde estés pero hay posibilidades de que no llegue a tiempo caminando, te voy a pensar siempre en mis momentos libres por eso trataré de no tenerlos, me voy a encerrar, te quiero.