Tia.

No tengo nada que decir sobre tí, fuiste cedro y fuiste roble, fuiste rosa y clavel, fuiste fuerte y suave a la vez, te amé y te odié pero nunca te solté. En este momento amo tu recuerdo, gracias por esperarme para que me despidiera de ti. Siempre vivirás en mi mente, cada vez que pase un loro verde por el cielo o cada vez que me llegue tu olor en el viento. Dormiré para soñarte y viviré para honrarte. Nos veremos pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s