Dolor de cabeza.

Ya hasta siento que voy a extrañarlo si se va, coloco una lista de 5 horas de hardcore y se esfuma, me activo, me enciendo, recién entiendo que ya son las 6am y necesito dormir un poco, de lo contrario será un día lleno de copos de nieve entrando por mi nariz y eso es lo que provoca mi dolor de cabeza, puedo permanecer despierto dos días más pero la recaida no la adquiero…ni se que digo, hago esto con todos, hasta con las personas; “úsalo y deséchalo” era mi lema, me di cuenta de que al que botaron unas 9 veces fué a mi…no corto mi cabello para así tener más grande el cabello que lo puto, solo espero no amanecer y si amanezco, no saber donde estoy, me gusta mucho lo blanco, de hecho cuando tenga una casa, la quiero blanca porque me gustan las casas blancas. El dolor de cabeza resultó ser más grande aquella noche, sólo quería ir por una bebida, ni siquiera eso, sólo no quería quedarme en casa o quizás mi mente me engañó y quería recibir oxígeno, aire fresco; caminé la poca distancia que había entre nosotros, insistí demasiado, como siempre, hablando de esto con una persona en el tren sentí paz, me recomendó que nunca dé el primer paso; Quizá debí contarle todo y no sólo lo malo de la chica ¿no?, así fuera bueno su consejo. Esa noche sentí en toda la noche la presencia de un ser, el primer amor volando encima de mi, como Ryuk encima de Light…dandole consejos de que no usara lo que tenía en la mano: una bufanda.
Parecía simple mi plan: llegar, verla con las amigas y venirme a casa solo, ¿Por qué no le hice caso?. Las 3 horas se pasaron como si fueran 5 segundos, lo que yo duré en matarla. Me arrepiento, éramos amigos y ahora no se puede porque ya no está, la pobre… Luego de la reunión hay dos historias: La primera fué que le dije adiós y me vine a mi casa, a aspirar nieve y a escuchar 5 horas algún tipo de música que me saque de la realidad. La segunda historia es el conjunto de cosas que murieron esa noche: los hechos, la amistad, ella y yo; quería decirle adiós pero no lo hice, me quedé petrificado ante esa cabellera rojiza que al parecer cambia según su humor, sólo quería agarrarla y halarsela mientras ella gritara, suena tan divertido como tirarse al vacío, es decir: no sabes que pasará después, sólo tienes miedo de que no haya nada más ahí. Luego dijo que se venía conmigo y me imaginé todo lo que podía hacerle mientras me la comía, como si fuese a volverse realidad. Nos fuimos juntos, a hacer lo mismo de siempre: comer juntos, un par de horas después ya me encontraba con ella sin nada más que ropa entre nosotros, que calor sentía. Suena agresivo…casi tanto como lo fué de violento. Con claridad entré a casa con los vecinos espiando, normalmente no traigo chicas o chica, mejor dicho. Espero no hayan escuchado nada, en 5 segundos maté una amistad, en 1:47 un amor. Hora de fallecimiento 3am en punto, como prometimos. Te extraño pero no quiero que vuelvas, lo siento…al parecer sí eres tú, no soy yo. Una por mes, como me prometí y aquí estoy, escribiendo la de este mes.

 

 

 

J1

Anuncios